Apps para el sexting «seguro» facilitan por error encontrar a sus usuarios en las redes sociales

Snapchat y otras apps: ¿Sexting... 'seguro'?El pasado mes de diciembre y durante al menos 15 días, los correos electrónicos de los usuarios de la aplicación (app) para smartphones SnapChat, principalmente usada para enviar fotos de sexting, estuvieron expuestos, tal y como descubrió un usuario. Este fallo de seguridad se una al reciente descubrimiento de que los vídeos enviados mediante este programa y otros servicios similares como Facebook Poke, podían ser capturados antes de autoborrarse, o que la gente con la que chatea un usuario en SnapChat está a la vista de todo el mundo con tan sólo escribir su nombre tras la URL del servicio.

El fallo ahora revelado, que ha sido ya corregido por la empresa responsable de la app, permitía conocer el email de cualquier usuario o usuaria del servicio. A partir de ahí era posible dar con su identidad buscando en las redes sociales como Google+ o Facebook.

Snapchat, Wickr y otros programas como Facebook’s Poke están siendo usados ampliamente por los adolescentes, que creen que son un medio seguro para enviar fotos eróticas a sus amigos o amigas, ya que estas se borran tras unos segundos. No obstante, los expertos avisan de que esta seguridad no existe pues se han descubierto ya medios para conservar el contenido enviado mediante algunas de ellas antes de que se autodestruya, y de que en última instancia no hay manera de enviar que el receptor haga una captura o saque una foto de la imagen en la pantalla.

Fuente: Stuff.co.nz

También te puede interesar

Anuncios

Los niños ponen en apuros a sus padres en las redes sociales cuando les dejan sus smartphones

Un estudio realizado por la empresa de seguridad Eset revela que el 27% de los padres ha tenido problemas personales derivados de la utilización inadecuada que sus hijos han hecho de sus smartphones y tablets.

Con el fin de entretenerlos, cada vez más son los padres que comparten sus dispositivos móviles con sus hijos. El hecho de que los niños comiencen a abrir aplicaciones o a navegar por Internet pueden suponer algún que otro problema para sus padres, borrando o enviando información que no deberían (incluso fotos de sus padres desnudos, como ha sucedido en el caso de algunos famosos).

Según un estudio realizado por Eset, un 28% de padres comparte el uso de sus dispositivos móviles con sus hijos menores de 18 años y un 27% ha tenido problemas personales derivados de su utilización inadecuada por parte de los pequeños.

Un 12,2% aseguraron que sus hijos borraron información del dispositivo, un 7,3% compartieron información en redes sociales desde los perfiles de sus padres y un 7,6% enviaron mensajes inconvenientes utilizando cualquiera de las aplicaciones de comunicación.

Para evitar estos problemas Eset ha recomendado proteger el smartphone o tablet con una contraseña o configurar el dispositivo para los más pequeños agrupando las aplicaciones que ellos vayan a utilizar bajo un acceso directo especial para ellos.

Fuente: El Confidencial

A %d blogueros les gusta esto: