Los niños ponen en apuros a sus padres en las redes sociales cuando les dejan sus smartphones

Un estudio realizado por la empresa de seguridad Eset revela que el 27% de los padres ha tenido problemas personales derivados de la utilización inadecuada que sus hijos han hecho de sus smartphones y tablets.

Con el fin de entretenerlos, cada vez más son los padres que comparten sus dispositivos móviles con sus hijos. El hecho de que los niños comiencen a abrir aplicaciones o a navegar por Internet pueden suponer algún que otro problema para sus padres, borrando o enviando información que no deberían (incluso fotos de sus padres desnudos, como ha sucedido en el caso de algunos famosos).

Según un estudio realizado por Eset, un 28% de padres comparte el uso de sus dispositivos móviles con sus hijos menores de 18 años y un 27% ha tenido problemas personales derivados de su utilización inadecuada por parte de los pequeños.

Un 12,2% aseguraron que sus hijos borraron información del dispositivo, un 7,3% compartieron información en redes sociales desde los perfiles de sus padres y un 7,6% enviaron mensajes inconvenientes utilizando cualquiera de las aplicaciones de comunicación.

Para evitar estos problemas Eset ha recomendado proteger el smartphone o tablet con una contraseña o configurar el dispositivo para los más pequeños agrupando las aplicaciones que ellos vayan a utilizar bajo un acceso directo especial para ellos.

Fuente: El Confidencial

Publicar fotos desde tu móvil puede ponerte en peligro a ti y a otras personas

I Can Stalk You!El web ICanStalkU.com (Te puedo acechar), creado por los consultores de seguridad Larry Pesce (de la NWN Corporation de Waltham, Massachusetts) y Ben Jackson (de Mayhemic Labs de Boston) advierten de forma pública y privada sobre los peligros a los que se exponen los usuarios que publican en Twitter fotos geoetiquetadas. El web presenta un flujo en tiempo real de fotos subidas a Twitter que contienen metadata con coordenadas, y la persona que subió la foto también recibe una notificación vía Twitter avisándole del peligro.

La fotos y vídeos obtenidos mediante teléfonos dotados de capacidad GPS, pueden contener geoetiquetas, información que informa de las coordenadas (longitud y latitud) del punto donde se sacaron. Así, pueden revelar con precisión el lugar donde vive una persona. Y si el tweet que acompaña la foto dice “Ahora me voy a trabajar”, o “Salimos de vacaciones”, es una información muy jugosa para los ladrones.

Los especialistas en seguridad y privacidad han empezado a advertir sobre los peligros del geotagging. Dado que los datos de localización no aparecen a simple vista, sino que se graban de manera invisible dentro de la imagen, mucha gente no se da cuenta de que esa información está ahí, y esto hace que pongan en peligro su privacidad –o su seguridad– al publicarlas en Internet.

Varios trabajos de hackers éticos demuestran la omnipresencia de fotos y videos geoetiquetados en sitios web como Twitter, YouTube, Flickr y Craigslist, y cómo pueden usarse esas fotos para averiguar dónde vive una persona o qué lugares frecuenta.

En muchas de las fotos analizadas se ven chicos jugando en o frente a sus casas. Otras revelan posesiones tentadoras para los amigos de lo ajeno, como coches caros, ordenadores o televisores de pantalla plana. También hay fotos de gente en casas de amigos o en la cafetería que frecuentan cada mañana.

Además, dado que webs como Twitter y YouTube tienen inferfaces de programación de aplicaciones (API) a disposición de cualquier programador, se pueden crear programas para buscar masivamente fotos geoetiquetadas para localizar por ejemplo fotos que estén acompañadas de textos como “de vacaciones” o las que se hayan sacado en un lugar concreto. Según Gerald Friedland, investigador de la Universidad de California en Berkeley, “Cualquier chico de dieciséis años que tenga conocimientos básicos de programación puede hacerlo”. Junto con su colega Robin Sommer, es autor de un trabajo titulado “Sobre las implicaciones del geoetiquetado para la privacidad”, que fue presentado ante la Asociación de Sistemas de Computación Avanzados.

Debido a la manera en que reformatean las fotos algunos webs, como Facebook y Match.com, la información de la geoetiqueta no se mantiene en todas las que se publican en Internet y esto proporciona protección. Otras redes sociales, como Flickr, recientemente tomaron medidas para bloquear el acceso a la información de las geoetiquetas de las imágenes enviadas, a menos que el usuario lo permita expresamente.

Al analizar las geoetiquetas conjuntamente con el texto de los posts, afirma el investigador Sommer, “se puede determinar con facilidad dónde vive la gente, qué tipo de cosas tiene en la casa y también cuándo no va a estar.” Pero proteger la privacidad no es sólo una cuestión de estar informado y ser responsable, según Sommer. Un amigo puede sacar una foto geoetiquetada de nuestra casa y subirla, poniéndonos en peligro sin que lo sepamos.

El sitio web ICanStalkU.com proporciona instrucciones paso a paso para desactivar la función de geoetiquetado de fotos en aparatos iPhone, BlackBerry, Android y Palm, una opción de configuración que no es sencilla ni fácil de localizar.

Fuentes: ICanStalkU y Clarín.

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

A %d blogueros les gusta esto: